QUEDA TERMINANTEMENTE PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN Y USO TANTO PRIVADO COMO PÚBLICO DE CUALQUIERA DE LOS CONTENIDOS DE ESTE BLOG SIN AUTORIZACIÓN EXPRESA POR PARTE DEL AUTOR. TODOS LOS DERECHOS DE TEXTOS E IMÁGENESSE ENCUENTRAN PROTEGIDOS POR DERECHOS DE AUTOR.

Para consultas diríjanse por favor a la siguiente dirección de correo electrónico:

j.alcina.s@gmail.com



lunes, 19 de agosto de 2013

De plaza en plaza. Plaza España.


Aún a sabiendas de que me pillaría la puesta de sol y me quedaría sin luz, no pude evitar salir con mi cuaderno en ristre a pasear a ver qué cazaba.  

Esta vez la víctima de mi estilógrafo fue la silueta del Monumento a la Constitución de 1812, a La Pepa para los amigos. El sol se puso y el cielo se mostró un poco bipolar, a veces parecía violeta, a veces parecía negro. Este encuadre fue un descubrimiento ocasional, pues cansado tomé asiento en las escaleras de la Casa de las 4 torres, en la Plaza Argüelles, en cuyo número el famoso político liberal redactó la Constitución de 1812, convirtiéndose así en uno de los asturianos más universales.

Al mirar al frente hacia la Plaza España la iluminación del monumento ofrecía un atractivo que quise intentar reflejar con más pena que gloria.
Esta alegoría a la constitución de 1812 fue levantado entre 1912, coincidiendo con su primer centenario, y 1929; por el arquitecto Modesto López Otero y por el escultor Aniceto Marinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario