En este blog intento mostrar mi pasión por el dibujo, y mi pasión por mi ciudad, Cádiz, a través de diferentes dibujos tanto en papel como en lienzo, tanto en tinta como en acrílico.


Si desean ponerse en contacto conmigo para cualquier consulta pueden hacerlo a través de mi correo j.alcina.s@gmail.com






martes, 13 de agosto de 2013

Que son de piedra y no se notan...


Son de piedra y no se notan,
las murallitas de Cádiz,
son de piedra y no se notan,
"pa" que en ellas los franceses
se rompan la cabezota.

Con este tanguillo gaditano de los tiempos de la guerra de la independencia introducimos este fragmento de nuestro patrimonio arquitectónico.
Cuando Torcuato Cayón dirigió las obras con esmero, no pudo imaginar que tan magna obra iba a ser derruida en parte, transformada y reconstruida. Tampoco imaginó que en agosto de 1947 volvería a servir para  lo que fue diseñada, proteger.
La imagen se presenta sola, la muralla de "Puerta de Tierra". Lo que vemos es lo que he captado desde las escaleras del I.E.S Columela, único sitio sombrio en esta mañana de agosto.
Lo que más llama la atención de lo que queda de la antigua muralla es su torre, pero es precisamente el único elemento que no se diseñó con fines defensivos allá por las postimetrias de mediados del s.XVIII, sino que se trata de la Torre Mathé, levantada para albergar el telégrafo óptico hacia finales de 1850, siendo la torre nº57 de todo el tejido telegráfico nacional. Rematando, la bandera de Cádiz, con el color de su cantón, orgullo de Fermín Salvochea.
Otra característica son los dos grandes arcos de entrada diseñados para el tráfico rodado; pero debemos advertir que no todo fue siempre igual... 

Puerta de Tierra a finales del s.XIX-principios del s.XX
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario