En este blog intento mostrar mi pasión por el dibujo, y mi pasión por mi ciudad, Cádiz, a través de diferentes dibujos tanto en papel como en lienzo, tanto en tinta como en acrílico.


Si desean ponerse en contacto conmigo para cualquier consulta pueden hacerlo a través de mi correo j.alcina.s@gmail.com






martes, 25 de marzo de 2014

LA TORRE DE PONIENTE, CATEDRAL DE CÁDIZ

La obra de la catedral de Cádiz duró demasiado, quizás debemos agradecerle a eso el hecho de que tenga diferentes estilos o quizás debamos culparle de que casi perdemos lo construído por un incendio mucho antes de ser terminada, pues este lugar santo fue usado por profesiones de lo más alejado al mundo de la clerecía y ya sabemos que la seguridad laboral antes no era como la de ahora. El último empujoncito se lo debemos a Isabel II que tras su visita a Cádiz no dudó en sufragar la creación de su tabernáculo

La importancia de esta torre de Poniente viene dada mucho antes de que Cádiz se convirtiera en una "capital crucerista moderna" en la que solo los turistas más adinerados pueden permitirse subir, ya podemos hablar de un uso cineasta pionero en la España de su época. Rafael Garófano recoge este anecdótico dato en su profunda investigación sobre el precine en Cádiz Los espectáculos visuales del siglo XIX. El pre-cine en Cádiz, publicado por Quorum Editores. El hecho puede resumirse como  uno de los primeros intentos de producción de imágenes de España, reflejando en un gran lienzo como si de una pantalla se tratase aquello.
Debemos tener en cuenta que la torre aún no tenía su altura final pues cuando se captan las imágenes en 1845 estaba sin construir el campanario por lo que su altura no es la total que podemos disfrutar hoy día.


Vista de la Torre de Poniente desde c/ Pelota, junto a deportes Bernal


Este artículo de El País del 29 de febrero de 2008 recoge con detalle la noticia:

El mejor panorama de Cádiz se promocionó en grandes carteles. También en los periódicos. "Panorama de la ciudad de Cádiz. Su puerto, mares, costas y poblaciones más inmediatas, tomado desde la torre del lado de occidente de la Santa Iglesia Catedral: espectáculo nuevo en España". Así lo recogía el periódico El Comercio el 26 de julio de 1845. El historiador gaditano Rafael Garófano cree que en este sistema de proyección pictórica están los orígenes del cine español. Cádiz fue pionera en ofrecer este tipo de espectáculos que permitían al público disfrutar de grandes imágenes de la ciudad, antes de que naciera la gran pantalla.


Garófano ha resumido su investigación en el libro Los espectáculos visuales del siglo XIX. El pre-cine en Cádiz, publicado por Quorum Editores. En él descubre el papel clave que tuvo Javier de Urrutia (Cádiz, 1803-1869), un burgués de sólida preparación intelectual que pronto quedó prendado por el poder de la imagen. "Era un hombre culto, sociable, emprendedor, comprometido con su ciudad. La condición acaudalada de su esposa lo liberó de cualquier actividad productiva y le permitió dedicarse intensamente a las Bellas Artes", relata Garófano. Él fue el autor del primer y, al parecer, único panorama de España.
El público disfrutaba de grandes imágenes de Cádiz

Vista de la Catedral desde el bar Terraza, Cádiz.

El panorama es, según el autor del libro, el primer espectáculo visual de masas. Lo inventó Robert Baker en Londres en 1787 y en 1845 llegó a Cádiz. Se trataba de un lienzo de gran tamaño realizado a través de una proyección de la realidad obtenida con un gran cilindro de cristal. Ese lienzo se mostraba después al público, que podía contemplar una representación casi exacta de la realidad.
Javier de Urrutia trasladó el invento hasta la Torre de Poniente de la catedral de Cádiz. Lo hizo entre 1840 y 1845 cuando esa torre todavía estaba sin construir del todo. Le faltaba el campanario. Así lo explicó el propio Urrutia en una memoria descriptiva sobre el proyecto que Rafael Garófano ha sacado de los archivos. "Es como si una persona, desde el centro de un gran cilindro de cristal, colocado sobre el pretil que entonces remataba la torre de la Catedral, y girando sobre su propio eje, fuese como pintando en el cristal, con largos pinceles, las imágenes que, a través de él, percibe".
Urrutia instaló en la antigua Academia de Bellas Artes una reproducción del último tramo de la torre. Era allí donde los espectadores podrían comprar su entrada para disfrutar del enorme lienzo. El público accedía por una escalera de caracol, como en la propia torre de la catedral, y observaban el lienzo de 64,28 metros cuadrados, que estaba iluminado por la luz de una montera. En el libro de Garófano, varios dibujos de Candi Garbarino permiten representar el funcionamiento del panorama de Cádiz.
Según la investigación de Garófano, la capital gaditana fue pionera en este primer espectáculo visual para las masas. Pero el libro no se detiene ahí sino que va siguiendo el resto de sistemas que precedieron a lo que hoy se conoce como cine: dioramas, cosmoramas, polioramas, sombras chinescas, linternas mágicas, cuadros disolventes, entre otros. "Es una parte muy desconocida, que apenas se había investigado. Lo importante que sabemos ahora es que Cádiz desempeñó un papel clave", detalla el historiador.
El libro sirve para rememorar aquellos primeros pasos y descubre detalles poco conocidos sobre los espectáculos a los que acudía un público muy lejos todavía del bombardeo de imágenes. "Eran gentes que se sorprendían de ver retratada su ciudad a gran tamaño y con tanto realismo. Ésa era la clave del éxito", explica el autor. La recaudación del primer panorama de Cádiz estuvo destinada a obras de beneficencia. Urrutia no concibió nunca aquella obra como un negocio.

La otra torre de la Catedral vista desde la Calle Compañía

No hay comentarios:

Publicar un comentario