En este blog intento mostrar mi pasión por el dibujo, y mi pasión por mi ciudad, Cádiz, a través de diferentes dibujos tanto en papel como en lienzo, tanto en tinta como en acrílico.


Si desean ponerse en contacto conmigo para cualquier consulta pueden hacerlo a través de mi correo j.alcina.s@gmail.com

QUEDA TERMINANTEMENTE PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN Y USO TANTO PRIVADO COMO PÚBLICO DE CUALQUIERA DE LOS CONTENIDOS DE ESTE BLOG SIN AUTORIZACIÓN EXPRESA POR PARTE DEL AUTOR. TODOS LOS DERECHOS DE TEXTOS E IMÁGENES, SALVO QUE SEAN CITAS A OTROS AUTORES, SE ENCUENTRAN PROTEGIDOS POR DERECHOS DE AUTOR.




lunes, 30 de junio de 2014

750 Aniversario de Arcos de la Frontera

Con motivo de la efeméride los sketchers fuimos requeridos para participar en el programa de actividades que el Municipio de Arcos de la Frontera estaba organizando a lo largo de este mes.
La ciudad nos acogió con los brazos abiertos, así que a pesar del fin de semana tan ajetreado que llevaba,  no podía ocurrir otra cosa que el encuentro con las musas. La inspiración sabe cuando tiene que venir, además quería experimentar con mis nuevas ceras acuarelables adquiridad en Barcelona.

Para variar llegué a lo justo y ya estaban en la Sala del Palacio del Mayorazgo todos, pero que llegue a lo justo no quiere decir que llegue tarde, así que no me perdí ni un solo minuto de la charla de presentación. Aunque en mi pliego de descargos si llegué a lo justo no fue porque me retrasara, sino porque me había entretenido dibujando en el pueblo, al que yo había llegado una hora antes que los demás.
Pensaba que al asomarme por el famoso Balcón del Coño me inspiraría imaginando historias del Tragabuches, pero en cambio tan solo dejar a un lado la gasolinera y bajar la primera cuesta ya tenía mi primera vista; un amor a primera vista.
 
Vista del castillo de Arcos e Iglesia de Santa María.
 Al aparcar me sentí algo así como un afortunado, porque aparcar en Arcos es cosa difícil sino quieres pagar, así que allí deje el coche y me dediqué a subir y subir y a sudar y a sudar. Las calles de Arcos están hechas para los amantes de Andalucía, de lo moruno, de las alturas, y por qué no, para los atletas. Por ello la cervecita que me trajeron al empezar mi segundo dibujo me vino como un guante. Los turistas franceses que se apostaban tras los dibujos que hacíamos para ve el proceso merecen una mención de honor, puesto que con sus gorros de paja a la usanza más turística me dieron sombra al menos en la parte del cuello donde de niño nos llevamos los cates y que es tan propensa a quemarse.
Dibujando el palacio hice alarde de resistencia al fuego, pero conforme avanzaba el día pasaba de ser el más duro acero a ser un simple trozo de plomo, me derretía como un helado y por eso seguí las indicaciones de un lugareño que me dijo textualmente: "este callejón es el más fresquito en verano", refiriéndose claro está al callejón de las Monjas, que con esos arbotantes soportan el peso de la Iglesia rival de san Pedro, la de Santa María. Un símbolo en sus azulejos diferencian un barrio de otro, el de San Pedro inconfundible cn el dibujo de las llavecitas del cielo, el otro el anagrama que ahí vemos.


Sin duda lo que más me motivó fue la visión del castillo dominando la plaza, hoy día el Ayuntamiento  y los vehículos sustituyen lo que en su día debió ser todo un arenal lleno de gente que venía a pedir favores a la puerta de la residencia condal, y luego ducal de los Ponce de León.
Si avanzáis por ese arquito de la izquierda podréis llegar a la mismísima puerta del castillo, y quien sabe si quizás podreís pedir algún favor, hoy día se le puede solicitar al actual dueño una breve visita a su interior, en fechas concertadas, no perdáis la oportunidad. Mientras, el castillo seguirá mojando sus pies en la orilla del Guadalete, pasando las horas al fresquito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario