QUEDA TERMINANTEMENTE PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN Y USO TANTO PRIVADO COMO PÚBLICO DE CUALQUIERA DE LOS CONTENIDOS DE ESTE BLOG SIN AUTORIZACIÓN EXPRESA POR PARTE DEL AUTOR. TODOS LOS DERECHOS DE TEXTOS E IMÁGENESSE ENCUENTRAN PROTEGIDOS POR DERECHOS DE AUTOR.

Para consultas diríjanse por favor a la siguiente dirección de correo electrónico:

j.alcina.s@gmail.com



martes, 1 de agosto de 2017

PARÍS (28-30 julio 2017). FIN DE SEMANA EN LA CIUDAD DEL AMOR.

Este viaje fue fruto de un impulso pasional, apenas ví los precios del bus caí en la oferta. Disponía de tres días completos y dos noches para recorrer los rincones más emblemáticos de la ciudad del amor; prueba superada. No dejé títere con cabeza y aunque para ahorrar tiempo ya llevaba compradas las entradas de los museos por adelantado permanecí en el Louvre y en el Orsay una eternidad, lo cual me quitó muchas horas de caminar por la ciudad de los aristogatos.
Lo súbito de este viaje me impidió preparar mis materiales de dibujo habituales, no quedaban en las tiendas el tipo de cuaderno que ha viajado conmigo en mis últimas escapadas europeas, por suerte un sketcher siempre tiene en su casa una libreta de la que tirar. En este caso el cuaderno era formato apaisado por lo que para mostralos aquí he debido recomponer la distribución de las páginas.
Nada más llegar repetí una rutina que se ha convertido casi en ritual en mis últimos viajes, buscar una tienda dedicada a la filatelia y comprar sellos que reflejen los monumentos de la ciudad. Adquirí una serie de cinco sellos que marcaron mi viaje, pues decidí que sería divertido ir buscando y dibujando aquellos edificios que aparecían en los timbres de correos. Debido a mis prisas por visitar toda la ciudad olvidé dibujar uno, aunque al menos lo visité fugazmente, no diré cuál es, quizás nadie se dé cuenta.









Aunque todo fue mágico en la ciudad nunca olvidaré lo que ha sido dibujar en el campanario de Notre-Dame al ritmo de las campanas, observado por las gárgolas, quizás sea de las experiencias más placenteras que me ha proporcionado el dibujo del natural.












Otra experiencia trepidante fue dibujar el Arco del Triunfo sentado en medio de la calzada, protegido por unas vallas protectoras mientras el tráfico ruidoso circulaba a mi alrededor. El ruido de los coches de alta cilindrada que aquél domingo competían por contaminar acústicamente la ciudad era ensordecedor.







No hay comentarios:

Publicar un comentario