QUEDA TERMINANTEMENTE PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN Y USO TANTO PRIVADO COMO PÚBLICO DE CUALQUIERA DE LOS CONTENIDOS DE ESTE BLOG SIN AUTORIZACIÓN EXPRESA POR PARTE DEL AUTOR. TODOS LOS DERECHOS DE TEXTOS E IMÁGENESSE ENCUENTRAN PROTEGIDOS POR DERECHOS DE AUTOR.

Para consultas diríjanse por favor a la siguiente dirección de correo electrónico:

j.alcina.s@gmail.com



jueves, 21 de septiembre de 2017

SICILIA. 13-20 SEPTIEMBRE 2017. DIBUJANDO TRAS LAS HUELLAS DEL PADRINO


Aunque de este viaje más que una entrada de blog podría escribir un auténtico libro de aventuras, dejaré los cotilleos para otra ocasión. La adversidad se cernió sobre mis cuadernos desde el minuto uno cuando el vuelo fue cancelado, eso no impidió que a pesar de perder un día del viaje llegara a mi destino y me pusiera las pilas. Realmente Sicilia es para vivirla, da igual lo que os cuenten, debéis perderos por sus ciudades, playas y carreteras, encontraréis sorpresas muy gratas y temperaturas que oscilan de entre los 35 grados a mediados de septiembre en casi toda la superficie de la isla a los pocos grados sobre cero que se sufren sobre el ventoso Etna.



El puerto base del viaje fue la decadente ciudad de Catania, una ciudad teñida de ceniza y descuido, en la que encontramos un teatro romano brutal visitable en casi toda su plenitud, un odeón romano en las mismas condiciones y un castillo del siglo XIII de dimensiones salomónicas, el castillo de Ursino, todo eso salpicado de palacios gigantes, murallas portuarias, callejuelas llenas de ropa tendida y basura y un sinfín de rincones en los que viviréis más de una aventurilla.



De todas las vistas me quedo con las estupendas panorámica que la azotea que uno de mis alojamientos en la ciudad me ofrecía, un hostal gestionado por unos ancianos muy amables que me hicieron sentirme como en casa. Y es que Catania me recuerda en muchas cosas a Cádiz, y en general muchas de las cosas que ví en la isla. En cualquier caso nunca olvidaré la puesta de sol frente al Etna mientras me como una pizza y claro está, lo dibujo todo en mis cuadernos.



Pero si bien Catania fue el punto de origen y final, Taormina fue el lugar que robó mi corazón a primera vista, un pueblecito que recuerda al mismo tiempo a Ubrique y a Nerja, con sus plazas escondidas entre montañas donde señorean viejos campanarios y a la vez balcón al mar. Taormina cuenta con un teatro romano rematado en lontananza por las vistas del omnipresente Etna, aunque aquél día el teatro estaba disfrazado de teatro moderno con escenario y focos debido a la inminente llegada del Dalai Lama, que al día siguiente daba una conferencia. Además bajando con el funicular se llega a una playa de ensueño, la Reserva Natural de Isola Bella, el por qué de su nombre es más que obvio.



Desde el jardín de la ciudad no solo se entra en un trance de árboles, ensordecedores guacamayos o defiles nupciales, sino que como no, el balcón del jardín te permite ver la puesta de sol frente al Etna, y claro está, dibujar su silueta diluida por el cálido cielo.


Total, tanto ver el Etna que al final decidí subir a los 3.000 metros a los que se pueden llegar sin guía particular, pero allí el viento frío era algo brutal, un paisaje desolador en el que el color amarillo del azufre y el rojo del óxido de hierro solo encontraban competencia en las miles de mariquitas que había escondidas entre las oscuras y ennegrecidas rocas, ¿pero qué hacen esos pobres insectos allí?? imagino que servir de alimento a alguna de las arañas que vi escondidas entre la ceniza volcánica. Obviamente no pude dibujar en esas condiciones aunque más abajo se puede tomar el sol y comer frente al Cráter Silvestre, así que le hice un retratito.



Pero de todo todo lo que más me impactó fue Agrigento, y no solo porque su casco antiguo es absolutamente alucinante, sobre todo de noche, o por la Scala dei Turchi, una playa de otro planeta; sino por el valle de los Templos, en el que se puede pasear por la más impresionante muestra del paso de la cultura griega por la región, los templos. Todos tienen algo, pero los de Concordia y Giunone son los mejores. Yo fan de las columnas viejas que soy me dediqué a dibujar las ruinas del templo de los Dióscuros, el de Hércules y el de Concordia, lo demás no me dio tiempo, lo siento de verdad, no puedo olvidar la frustración que da cuando dependes de un reloj.

 Templo de Concordia con la moderna estatua de Icaro caído

Templo de los Dióscuros

Templo de Hércules
Como despedida y colofón dejé inmortalizados en mis páginas las imágenes más vistas de este viaje, el elefante que corona la plaza principal de Catania y una imagen de su Catedral de Sta. Agata al atardecer.


domingo, 10 de septiembre de 2017

BARRUNTO 2017. EL ARTE EN LA CALLE UNA VEZ MÁS

Así como ya ocurrió en BARRUNTO 2014 y 2015, primera y segunda ediciones respectivamente, este 2017 (cuarta edición) he tenido la suerte de poder participar en un día grande para la ciudad de Cádiz. El concepto que cada año acerca el arte y la creatividad a los gaditanos, BARRUNTO, ha vuelto a ocupar los bancos de la plaza Mina durante casi doce horas. 
Pese a que mi estancia en Cádiz  fue breve, pude sacar unas horas para organizarme y participar de esta fiesta del color. Debido a lo casi improvisado de mi participación no ofrecí grandes florituras, un stand sencillo donde mis dibujos y mis libros fueron los que llevaron la voz cantante de mi labor expositora, apenas me serví de una sábana roja que cubrió pasionalmente el banco donde más de una pareja de enamorados habrá encontrado el consuelo. 





Fue grato comprobar como mi reciente publicación La provincia de Cádiz en un cuaderno sigue despertando el interés de lectores y amantes del dibujo al natural, aún pueden encontrarse ejemplares en algunas librerías de la provincia: Librería Jaime, Las Libreras, Quorum, Manuel de Falla, Usted está aquí,  Plastilina y galería de arte Benítez Gabriel en Cádiz. Pérgamo y El Aprendiz en Puerto Real. Librería Navarro en Chiclana de la Frontera. Zorba y Ágora en El Puerto de Santa María. Librería Agrícola en Jerez de la Frontera. Forum, en Sanlúcar de Barrameda. Librería Tartessos en Rota.



Lo mejor del día fue el pasacalles de familiares, amigos, curiosos y conocedores de mi obra que transitaron frente a mi mostrador, convirtiendo esta calurosa jornada en una interesante tertulia al aire libre. Os dejo una muestra de como transcurrió la jornada y agradezco a la organización haber contado conmigo otro año.


viernes, 1 de septiembre de 2017

DIBUJANDO EL BUQUE JUAN CARLOS I JUNTO A SU COMANDANTE

Esta es otra de esas ocasiones en las que el dibujo in situ nos proporciona grandes satisfacciones, pues nos permite conocer a las personas que mantienen con vida los objetivos que dibujamos: jinetes y monturas, habitantes y edificios, comandantes y barcos...




La oscuridad de un cielo ya sin sol no fue suficiente para ahuyentar mis ansias por dibujar al gran buque portaaviones LHD Juan Carlos I, amarrado en aguas del puerto de Cádiz. Tras un rápido boceto y un posterior dibujo a líneas llegué al trabajo de pincel. Pocos colores podía utilizar pues apenas veía ya lo que plasmaba en el papel pero las imprecisas y dubitativas pinceladas fueron poco a poco llenándose de energía. 


No podía imaginar la casualidad que esta tarde de dibujo estaba a punto de brindarme, dibujar al aire libre siempre me ha deparado grandes sorpresas y el conocer a personas muy interesantes. Poco a poco uno de los observadores que casualmente se paran a nuestra vera para mirar cuando dibujamos fue desvelando su identidad... se trataba del mismísimo capitán de navío Don José Lago Ochoa, ¡el comandante del buque! Desde aquí aprovecho para mandarle un saludo y agradecer que escribiera una dedicatoria sobre este humilde dibujo de una noche de verano.








jueves, 3 de agosto de 2017

TALLER INICIACIÓN AL URBAN SKETCHING


El verano es el tiempo más propicio para salir a la calle a dibujar nuestro entorno, no te quedes en casa y aprende a disfrutar de tu espacio urbano desde otro punto de vista. Si estás en San Fernando el 31 de agosto, pásate por Aguademar Taller Creativo y aprende qué es el dibujo urbano y qué materiales son los más adecuados para su puesta en práctica. Única sesión de tarde de 4 y media a 9, saldremos a la calle y dibujaremos juntos, no dejes pasar la oportunidad de hacer algo nuevo y poner en práctica tu creatividad.



martes, 1 de agosto de 2017

PARÍS (28-30 julio 2017). FIN DE SEMANA EN LA CIUDAD DEL AMOR.

Este viaje fue fruto de un impulso pasional, apenas ví los precios del bus caí en la oferta. Disponía de tres días completos y dos noches para recorrer los rincones más emblemáticos de la ciudad del amor; prueba superada. No dejé títere con cabeza y aunque para ahorrar tiempo ya llevaba compradas las entradas de los museos por adelantado permanecí en el Louvre y en el Orsay una eternidad, lo cual me quitó muchas horas de caminar por la ciudad de los aristogatos.
Lo súbito de este viaje me impidió preparar mis materiales de dibujo habituales, no quedaban en las tiendas el tipo de cuaderno que ha viajado conmigo en mis últimas escapadas europeas, por suerte un sketcher siempre tiene en su casa una libreta de la que tirar. En este caso el cuaderno era formato apaisado por lo que para mostralos aquí he debido recomponer la distribución de las páginas.
Nada más llegar repetí una rutina que se ha convertido casi en ritual en mis últimos viajes, buscar una tienda dedicada a la filatelia y comprar sellos que reflejen los monumentos de la ciudad. Adquirí una serie de cinco sellos que marcaron mi viaje, pues decidí que sería divertido ir buscando y dibujando aquellos edificios que aparecían en los timbres de correos. Debido a mis prisas por visitar toda la ciudad olvidé dibujar uno, aunque al menos lo visité fugazmente, no diré cuál es, quizás nadie se dé cuenta.









Aunque todo fue mágico en la ciudad nunca olvidaré lo que ha sido dibujar en el campanario de Notre-Dame al ritmo de las campanas, observado por las gárgolas, quizás sea de las experiencias más placenteras que me ha proporcionado el dibujo del natural.












Otra experiencia trepidante fue dibujar el Arco del Triunfo sentado en medio de la calzada, protegido por unas vallas protectoras mientras el tráfico ruidoso circulaba a mi alrededor. El ruido de los coches de alta cilindrada que aquél domingo competían por contaminar acústicamente la ciudad era ensordecedor.







miércoles, 12 de julio de 2017

ROMA: Cuaderno de viaje (6-11 julio 2017).

La fotografía y su difusión en postales, álbumes, libros y otros medios habían dejado atrás aquella época en que los descubrimientos se mostraban a los demás gracias al dibujo. Hubo una época en que la descripción de los parajes más bellos era posible gracias a la pericia de dibujantes-viajeros habituales u ocasionales, éstos difundieron paisajes urbanos que muchos solo podían imaginar, que es otro de los grandes dones de nuestra mente.
 
¿Cómo imaginaron Roma nuestros antepasados antes de que viajar o acceder a las enciclopedias fuera un derecho y un deber al alcance de todos?

En pleno siglo XXI yo he querido sentirme por unos días como aquellos ilustres viajeros que llegaron a Roma para pasar una estancia inolvidable y cumplir así otra etapa más de un gran tour en el que aprender muchas cosas de la vieja Europa y gastar un poco de parné. Muchos pensarán que estoy loco, que basta con abrir un libro de historia del Arte para transportarnos a la ciudad eterna pero yo puedo decirles que durante 5 días me he sentido como si no supiera nada antes de llegar, como si todo fueran descubrimientos novedosos que solo mediante mis acuarelas podían ser asimilados y transmitidos. Roma es inspiración. Yo había llegado con la intención de dibujar ruinas y más ruinas, a muchos no les sorprenderá pues ya había dedicado un capítulo de mi libro La provincia de Cádiz en un cuaderno al singular elemento arquitectónico llamado columna. No sé como podré vivir con la frustración de no haber tenido tiempo para dibujar todo lo que me impresionó, de mostrároslo a mi manera; imagino que tendré que volver, Roma siempre estará ahí porque es la ciudad eterna. Aquí os dejo los dibujos que tuve tiempo de hacer en apenas 5 días en los que me recorrí a pie la totalidad de la ciudad de cabo a rabo una y otra vez.
Mi intención era dibujar como encabezamiento del cuaderno la loba del museo Capitolino pero cuando vi que costaba 15 euros entrar y que apenas tenía tiempo para visitarlo decidí dibujar esta copia que había fuera a unos metros.


En esta ocasión mis aliados de dibujo fueron un pincel y un tarrito de agua, solo reservé los habituales  pinceles recargables de agua para aquellas ocasiones en las que la prisa o la incomodidad requirieran medios más llevaderos para la aplicación de la acuarela, como el interior de Iglesias tales  como San Pietro in Vincoli o en el Pantheon.  Así mismo en esta ocasión me recreé en el dibujo a lápiz que poco a poco está ganando el pulso a la tinta, todo depende del resultado buscado.









El Castel Sant´Angelo merecía un tercer dibujo en mi papel de ilustración.
Vista realizada desde la escalinata que baja al Tíber.


 







El último dibujo fue in extremis, anocheciendo,con prisas, sentado en un sucio escalón

Muchos se preguntarán cómo es que habiendo estado en Roma no había hecho más que una página dedicada al Colosseo. Lo cierto es que quería explayarme a gusto y dediqué unas horas matinales del último día, el lunes 10, solo a este alucinante edificio, además realicé los dibujos en hojas sueltas de mayores medidas para no tener limitaciones. Y así acabé dibujándolo por fuera y por dentro.