En este blog intento mostrar mi pasión por el dibujo, y mi pasión por mi ciudad, Cádiz, a través de diferentes dibujos tanto en papel como en lienzo, tanto en tinta como en acrílico.


Si desean ponerse en contacto conmigo para cualquier consulta pueden hacerlo a través de mi correo j.alcina.s@gmail.com

QUEDA TERMINANTEMENTE PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN Y USO TANTO PRIVADO COMO PÚBLICO DE CUALQUIERA DE LOS CONTENIDOS DE ESTE BLOG SIN AUTORIZACIÓN EXPRESA POR PARTE DEL AUTOR. TODOS LOS DERECHOS DE TEXTOS E IMÁGENES, SALVO QUE SEAN CITAS A OTROS AUTORES, SE ENCUENTRAN PROTEGIDOS POR DERECHOS DE AUTOR.




lunes, 9 de marzo de 2015

ALGODONALES: ENTRE EL VERDE Y EL BLANCO.

      El viernes 6 de marzo aparecimos por la Calle Arrabalería como una jauría de lobos; nos bajamos del coche con la intención de ver salir una luna tan amarilla y redonda como la yema de un huevo; al fin estábamos en Algodonales. 

      El pueblo estaba tranquilo, pero solo era la calma que precede a la tormenta; Urban Sketchers de toda Andalucía Occidental fuimos ocupando los alojamientos rurales que ofrece la localidad, el fuego de las chimeneas sustituye ahora al fuego napoleónico del triste 2 de mayo de 1810.

      

      Yo por mi parte tomé posiciones en La Abacería, subiendo las calles Alcaidía y Cárcel vieja, y es que siempre me ha gustado eso de vivir por el casco antiguo. 
      Aquí las puertas no se cierran con la intención de dejar pasar la luz. Desde mi cama y con las puertas abiertas, la sierra llegaba hasta mis pies bajando por estas escaleritas de la Calle Sierresilla.



Calle Arroyo, al fondo Zahara de la Sierra, sobre las 19:00
       Aquí el espíritu de la Sierra lo impregna todo; y es imposible no quedarse embobado en cada una de las bocacalles descubriendo lo cerca que están los pueblos vecinos. En la Calle Arroyo está el origen de la población, junto a la fuente del Algarrobo o "fuente baja", y más que arroyo debería llamarse arrullo pues el sonido del agua es toda una canción de cuna.


Pza. de la Constitución, 6.3.2015, 14:00...más o menos
     Algodonales es un pueblo andaluz, pues allá por donde pisas reinan los colores blanco y el verde, como un algodón blanquito que se ha secado al sol entre el forraje. El blanco de las casas y el verde...de los árboles, del monte, incluso las placas de las calles resaltan en verde sobre la cal.
Iglesia de Santa Ana, 12:00 p.m del sábado 6 de marzo


     
      Una vez más, como ya hicieron contra los franceses, los habitantes demuestran su valentía y celebran los honores a su patrona -Santa Ana- en pleno verano, pues desde 1810, el fuego ya no les asusta, y no va a hacer el sol más daño que las bayonetas.


      


      Esta villa posee tres joyeros sagrados que aquí llaman ermitas, lugares de oración erigidos con mimo donde se atesoran algunas de las manifestaciones culturales más importantes de la población.











Arriba. Ermita de la Virgencita, desde las alturas. Centro. Ermita de la Concepción. Abajo. Ermita del Padre Jesús. Los buitres planeaban atizados por el Levante, por como nos miraban creo que querían comernos.






      



      Este Seat Panda es el auténtico "hotstepper" del lugar, había otro en negro. Aquí posa frente a la puerta del Ayuntamiento, un edificio de los 40 del siglo XX al que se adosa el Mercado. Aquí comenzó la jornada de dibujo, la Casa Consistorial nos agasajó con unos cuadernos y con una botella de oro líquido -aceite-.






Sábado 6, 15:00 h. aprox....30º C  aprox...
     


     Cuando el sol aprieta, lo mejor es meterse bajo una sombrilla, en el Bar Canijo hay unas cuantas. No puedo olvidar sus filetes de pollo empanado, aquí la tapa ha evolucionado para convertirse en un plato de dimensiones considerables con auténtico sabor a comida casera.


      Pero no hay que olvidar que en la variedad está el gusto, y aunque tuvieron que sacarme del Bar Canijo casi a rastras pues quería ver si todos los filetes de pollo estaban igual de buenos; al final fui al Bar del Casino Cultural. Aquí probé una deliciosa receta de callos, "buche" lo llaman.











      Nada mejor para refrescar el gaznate que el agua fresca de la Fuente Alta, un improvisado tunel de lavado para coches que en otro tiempo salían relucientes después de comer sus propietarios en la Venta Fuente Alta. Hoy día, bajo multa de 1000 pesetas, un cartel ahuyenta a todo aquél que intente usar tan buen agua para esos fines.

      Pero hay cosas más antiguas que comer en una venta un domingo, y yo siempre las busco cuando llego a las poblaciones; esta alabanza a la Virgen concebida sin pecado es lo más antiguo que encontré. Me consta que tras haber hecho puenting sobre el Guadalete, parapente desde el Mogote, o tras haber comido un churrasco, más de uno no podrá dejar Algodonales; por lo que a mi respecta, que vayan preparando otro filete de pollo que en breve estoy por allí.

5 comentarios:

  1. Has hecho un trabajo excelente. Soy de Algodonales, pero vivo en San Fernando. Verdaderamente me has transportado al pueblo contemplando tus obras de arte con sus respectivas y perfectas descripciones, así como tus percepciones e impresiones. Sigue así! Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Graciasssss. ¿como puedes saber tantas cosas de nuestro pueblo en tan poco tiempo? Conoces más que algunos que llevan años. Un abrazo y gracias por tus dibujos y tus descripciones. Juana

    ResponderEliminar
  3. Graciasssss. ¿como puedes saber tantas cosas de nuestro pueblo en tan poco tiempo? Conoces más que algunos que llevan años. Un abrazo y gracias por tus dibujos y tus descripciones. Juana

    ResponderEliminar
  4. Tenéis un pueblo muy pintoresco, se describe solo, nada más hay que fijarse en todo lo que ofrece, no es la primera vez que voy pero sí la primera que paso allí la noche y despertar allí es todo un lujo. Muchas gracias por los comentarios, me alegra haber transmitido que me ha gustado mucho, un saludo

    ResponderEliminar